var gaJsHost = (("https:" == document.location.protocol) ? "https://ssl." : " http://www."); document.write("\ var pageTracker = _gat._getTracker("UA-3222485-1"); pageTracker._initData(); pageTracker._trackPageview();

 
cele
add
ima vide dida enla tall acti visi
 

















 
 

1. Introducción.

 
  Objetivos  
 
Esta Actividad Educativa de Celestia nos guiará en un viaje de descubrimientos a través del Sistema Solar Interno, desde el Sol a Marte, y por el Sistema Solar Externo, desde el Cinturón de Asteroides hasta los cometas en el límite de nuestro Sistema Solar. La actividad se puede completar en unas seis horas y puede servir como introducción para el estudio astronómico de nuestro Sistema Solar.
 
  Requisitos imprescindibles para seguir la actividad  
 

1. Los elementos necesarios son:

a) El programa Celestia-1.6.0-ED. Tamaño: 415 Mb.

Para esta Actividad DEBE ser usada IMPRESCINDIBLEMENTE la versión 1.6.0-ED de Celestia. Es una versión distinta a la de Celestia que no interfiere para nada con otras versiones que del programa Celestia puedas tener instaladas. Para descargar la versión Windows pincha aquí: Celestia 1.6.0-ED. También disponible en: http://www.celestiamotherlode.net/catalog/educational.php. La instalación tendrá lugar en una carpeta diferente (Celestia160-ED).

Importante: Si has hecho antes alguna actividad educativa de Celestia no tienes que hacer nada pues ya tienes instalada esta versión de Celestia.

Si tienes que instalar la versión 1.6.0-ED de Celestia, una vez descargado el archivo:

  • Ejecuta el archivo CEA-160-WIN_setup.zip y realiza su instalación poniendo en marcha el programa CEA-160-WIN_setup.exe. La versión Educativa de Celestia se instalará, por defecto, en el directorio “\Archivos de programa\Celestia160-ED”.

Al instalar Celestia se tienen que marcar las tres opciones que aparecen en la imagen, pues para que funcionen los enlaces que se lanzan desde la web, hay que asignar a la aplicación Celestia los protocolos (cel://URLs).

b) El paquete "Educacional Base". Tamaño: 80 Mb.

Descárgalo pinchando aquí: Paquete Educacional_Base.
También está disponible en: http://www.celestiamotherlode.net/catalog/educational.php (página en inglés).

Importante: Si has hecho antes alguna actividad educativa de Celestia antes no tienes que hacer nada, pues ya has descargado y descomprimido ese archivo. En caso contrario:

  • Descomprime los archivos contenidos en Educational_Base_Package.zip en el directorio de instalación de Celestia “\Archivos de programa\Celestia160-ED” (contesta afirmativamente si se le consulta sobre sobrescribir archivos).

c) La Actividad Educativa “El Sistema Solar parte 1”. Tamaño: 95 Mb.

Descárgalo pinchando aquí: Actividad3E-160.
Importante: después de descargarlo descomprime los archivos contenidos en Actividad3-160 en el directorio de instalación de Celestia “\Archivos de programa\Celestia160-ED” (conteste afirmativamente si se le consulta sobre sobrescribir archivos).

d) La Actividad Educativa “El Sistema Solar parte 2 ”. Tamaño: 75 Mb.

Descárgalo pinchando aquí: Actividad4E-160.
Importante: después de descargarlo descomprime los archivos contenidos en Activity4E-160 en el directorio de instalación de Celestia “\Archivos de programa\Celestia160-ED” (conteste afirmativamente si se le consulta sobre sobrescribir archivos).

Si tienes algún problema a la hora descargar algún archivo, puedes acudir a la página oficial de Celestia (en inglés) y descargarlos desde allí: http://www.celestiamotherlode.net/catalog/educational.php.

 
  ¿Estás preparado para comenzar nuestro viaje?
 
  1. Imagina un tiempo muy, M-U-Y lejano; cerca de unos cinco mil millones de años (5.000.000.000) en el pasado. Nuestro planeta Tierra y nuestro Sol todavía no existían. Había miles de millones de estrellas llenando todo el cielo, pero nuestro Sol apenas comenzaba a nacer en la forma de un enorme remolino brillante y caliente, compuesto por billones y billones de toneladas de hidrógeno, helio y más de otros 90 elementos naturales. Alrededor de nuestro jovencísimo Sol se extendía una nube mucho mayor, compuesta por los mismos gases, polvo espacial, hielo y rocas a lo largo de muchos miles de millones de kilómetros formando una, así llamada, Nebulosa.
  2. Con el tiempo la fuerza de la Gravedad transformó a este joven Sol en una enorme esfera caliente, situada en el centro de la nebulosa, que acabó inflamándose formando la estrella caliente y brillante que conocemos hoy en día.

      El resto de la materia de la nebulosa, siguiendo las leyes gravitatorias, formó a partir de agregados menores de materia, los planetas, las lunas, los cometas y los asteroides. Los cuales ocupan ahora nuestro cielo cada noche.

      Conocemos a esta nuestra celeste familia como “El Sistema Solar”.


  3. Hoy en día, nuestro Sol es una estrella madura rodeada por “ocho” planetas, 5 planetas enanos, unas 170 lunas y billones de asteroides (rocas espaciales) y cometas (rocas de hielo en el espacio). Hasta hace poco, un planeta estaba definido como cualquier objeto espacial lo suficientemente grande como para
    a) tener forma esférica y además
    b) tener una órbita alrededor del Sol.
    Una luna es un objeto espacial que orbita a un planeta. Las lunas pueden tener cualquier forma. Por otro lado, en los años 2004 y 2005, los científicos del espacio encontraron varios nuevos objetos grandes y esféricos más allá de la órbita de Plutón que técnicamente cuadrarían como planeta. Incluso esperan encontrar algunas docenas más. De cualquier manera, o bien teníamos que añadir al Sistema Solar más de 20 planetas nuevos, o bien, la definición de planeta tenía que cambiarse, cosa que ocurrió en el año 2006 cuando la Unión Astronómica Internacional cambió la definición de planeta.
    Para ser considerado como planeta se le ha añadido una tercera condición
    c) su gravedad debe haber limpiado su órbita de otros objetos.
    De ahí salió una nueva categoría: los planetas enanos (actualmente son 5: Ceres, Plutón, Eris, Makemake y Haumea) son aquellos que, cumpliendo las dos primeras condiciones (a y b), no cumplen la tercera (c). En 2008 los astronómos crearon una nueva categoría dentro de los planetas enanos: los plutoides (planetas enanos que orbitan más alla de la órbita de Neptuno). Plutón, Eris, Makemake y Haumea son, pues, considerados plutoides.
  4. Los científicos también han encontrado evidencia de planetas orbitando a otras estrellas (se han encontrado más de 290 exoplanetas hasta la fecha), y han confirmado que, al menos, el 50% de todas las estrellas del cielo deberían tener su sistema solar propio. Algunos podrían parecerse al nuestro. Aún así, aunque los científicos han estado buscando activamente durante unos 40 años, todavía nos queda por descubrir signos de vida fuera del planeta Tierra. Puede ser que no hayamos buscado en los sitios adecuados. También es posible que estemos solos en este vasto universo, millones de especies viajando en una nave llamada Tierra, en la más completa soledad. Si esto fuera cierto, entonces la Tierra es verdaderamente un lugar muy especial y sus formas de vida compartimos un parentesco especial y extraño.
  5. Nuestro Sistema Solar esta situado en un brazo espiral de una gigantesca molineta formada por más de 200.000 millones de estrellas individuales, a la que llamamos La Vía Láctea. Por otro lado, la Vía Láctea es solo una más de las más de 200.000 millones de galaxias calculadas en nuestro universo (algunos aumentan esta cifra hasta 500.000 millones). Estamos a unos dos tercios alejados del centro de la Vía Láctea, en uno de sus brazos espirales. Nuestro Sistema Solar, en conjunto, está volando a través del espacio, orbitando el centro de la galaxia a una increíble velocidad de más de 900.000 km/h. Así que, incluso cuando piensas que permaneces quieto en la Tierra, te estás moviendo a velocidades muy altas. Es algo muy bueno que tengamos a la gravedad de la Tierra manteniéndonos juntos. De hecho, todas las estrellas que ves en el cielo están orbitando en la Vía Láctea a velocidades similares, como en unos caballitos de feria velocísimos girando en el espacio.
  6. La escala de nuestro Sistema Solar es muy difícil de asimilar. Los modelos y los dibujos deben mostrar al Sol y a los planetas juntos entre sí para que podamos verlos a todos. ¡Pero NO lo están! Imagina al Sol encogido al tamaño de un gran balón de playa situado en la línea de gol de un campo de fútbol. ¿Dónde pondrías tú, un modelo de la Tierra usando la misma escala? La Tierra sería del tamaño de una pequeña canica, colocada junto a la portería contraria, a 90 metros de distancia. ¡Dibújalo! Plutón sería un diminuto guisante situado a 4,7 km de distancia del balón de playa. Así pues, parece que las distancias entre los planetas son BASTANTE MÁS grandes, y los planetas son BASTANTE MÁS pequeños, de lo que te estabas imaginando.

    compara

    Nuestro Sistema Solar representado en esta imagen, ordenado y a escala de tamaños (las distancias no están a escala lógicamente), la gran bola de fuego a la izquierda es el Sol. Los siguientes objetos redondos próximos a él son los planetas interiores (Mercurio, Venus, La Tierra y Marte). Los cuatro planetas gigantes son por orden (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno). Las pequeñas esferas en la parte inferior son los planetas enanos. Las lunas, los asteroides y los cometas son demasiado pequeños para que puedan apreciarse en la imagen.