var gaJsHost = (("https:" == document.location.protocol) ? "https://ssl." : " http://www."); document.write("\ var pageTracker = _gat._getTracker("UA-3222485-1"); pageTracker._initData(); pageTracker._trackPageview();

 
cele
add
ima vide dida enla tall acti visi
 
















 
 

11. Enanas blancas.

 
Punto de partida: Nebulosa del Anillo.  

El punto de partida es ejecutar el archivo Activity6 situado en la carpeta local: \Archivos de programa\Celestia160-ED\Activity_cels\. Si quieres activar los sistemas de la nave ejecuta el archivo Sound-A6.celx que está situado en la carpeta \Archivos de programa\Celestia160-ED\scripts\ y oirás los motores de Celestia. Si no has cortado la actividad no es necesario ejecutar estos archivos sino continuar con el punto siguiente.

  1. Pulsa aquí para ir hasta la Nebulosa del anillo. Podemos ver que, en el centro de la nebulosa, hay una estrella blanca pequeña. De hecho, esto es todo lo que queda del núcleo central de una estrella gigante roja muy masiva que estalló aquí. Tras el estallido, lanzó su masa al espacio, y algo de su núcleo interno, más denso permaneció, compactándose, tras la explosión en una esfera minúscula de algo más de unos pocos miles de kilómetros de diámetro. Este material muy denso, comprimido en una bola sumamente caliente de materia, se conoce como “Enana Blanca”. Una enana blanca todavía puede ser considerada como una “estrella” porque brilla intensamente para su minúsculo tamaño, y es increíblemente caliente (con cientos de millones de grados) por el calor de su compresión. Sin embargo, sería realmente más apropiado considerarla como una inmensa bola caliente, formada por cenizas. No se están fusionando más elementos; no se está quemando más combustible en su interior. Es sólo una pila muy densa de escombros, aprisionada firmemente en una bola muy caliente que brilla intensamente, quizás con un tamaño similar a la Tierra.
  2. Las estrellas que estallan en una Nebulosa Planetaria dejarán tras ellas, como restos una enana blanca muy caliente. Cuando nuestro Sol estalle en un futuro, dejará también una Enana Blanca.
  3. Visitaremos tres estrellas Enanas Blancas. Así, descubriremos algo bastante inusual sobre ellas. Para ir hasta la primera, pulsa aquí. La nave se situará sobre la enana blanca que existe dentro de la Nebulosa del Anillo. Su nombre es TYC 10-900-0. Presionar la tecla [G]. Enfocará nuestro objetivo.
  4. Como hemos comentado, y veremos, las enanas blancas tienen características inusuales. Podemos notar que ésta es tan caliente que está brillando intensamente con un color blanco lavanda. También gira muy rápidamente. Esta estrella es bastante nueva, sólo tiene unos miles de años. Las nuevas enanas blancas giran furiosamente.
  5. Nuestra segunda parada está aquí. Es una Enana Blanca adolescente, situada muy cerca de la Tierra, y llamada Sirio B. Se está moviendo, girando en órbita alrededor de la estrella más brillante de nuestro cielo nocturno, Sirio A (ya la hemos visitado, Sirio A es la estrella que brilla intensamente en el fondo). Tenemos situado el transcurso del tiempo en Tiempo Real. Creemos que la estrella de la que procede era una Gigante Blanca que hizo explosión hace millones de años. El anillo de escombros se ha diseminado hace tiempo en el espacio. Si comparamos a TYC 10-900-0, ¿qué podemos notar sobre la rotación de una enana blanca, a medida que va envejeciendo?
  6. ¡Las Enanas Blancas son muy, muy calientes! No producen la fusión de elementos, sino que son el resto sumamente denso de explosiones que alcanzaron temperaturas de más de casi mil millones de grados. Están también muy comprimidas, y la compresión produce mucho calor. Incluso en el frío del espacio, su masa tan densa necesitará miles de millones de años para irse apagado. Nota el color de TYC-10-900-0 y de Sirio B. Son tan calientes que su color es blanco lavanda. De hecho, mucha de la luz que emite una Enana Blanca, incluso, no es visible, sino que está irradiando con gran intensidad en la gama Ultravioleta. Si mirásemos a una enana blanca reciente de manera directa, quedaríamos cegados inmediatamente. Es demasiado caliente.
  7. También giran con increíble rapidez. La fuerza de la gravedad ejercida sobre tales esferas tan pequeñas, la hace rotar rápidamente sobre su eje debido a una ley de la física, conocida como la Ley de Conservación del Momento Angular. No obstante, con el tiempo, esta velocidad de rotación decrecerá.
  8. La Celestia 2 está preparada, también, para llevarnos a un tercer destino, una enana blanca mucho más vieja que las anteriores, a la deriva en la Vía Láctea, a tan sólo 14 años luz de la Tierra. Para hacerlo, pulsa aquí. Tras ello, la enana blanca que nos encontramos delante es la Estrella de Van Maanen, o también conocida como Lobo 28 (recibe dos nombres por haber sido encontrada de manera independiente). Pulsa la tecla [G]. Es mucho más antigua que Sirio B. La estrella de la que procede estalló probablemente hace miles de millones de años. Su giro se ha ido ralentizando desde entonces. Y también su temperatura ha disminuido. Por ello, su color no es lavanda o azul-blanco; sino que, debido a su temperatura es simplemente blanco. Lo que es asombroso, sin embargo, es el hecho de que esta enana blanca continuará aquí, en el espacio, durante miles de millones de años más, lentamente perdiendo su color y su temperatura.
  9. Existe, sin embargo, un caso en el que una Enana Blanca puede, por lo menos para un a corto plazo, conseguir un nuevo “impulso vital”. Esto ocurre cuando la enana blanca tiene una estrella compañera cerca de ella (es una componente de un par de estrellas binarias); entonces, puede robar algunos de los gases emitidos por su estrella compañera. Por ejemplo, es el caso de Sirio A y B, y hay muchos otros casos parecidos en el espacio. Asimismo, también las enanas blancas pueden recuperar, en ocasiones, algo del material que su estrella gigante roja padre arrojó durante las etapas finales de su vida. En cualquier caso, si una enana blanca consigue capturar nuevo material, entonces, los átomos de dicho material caerán sobre la superficie de una estrella súper-densa que está calentada a centenares de millones de grados. Con una temperatura tan alta, el material capturado puede experimentar una fusión inmediata. Entonces, se funde en gran cantidad de nuevos elementos, todos ellos al mismo tiempo. Esta fusión libera una energía enorme, y el material se arroja a la superficie de la enana blanca en una gigantesca explosión. Este fenómeno se denomina una explosión de Supernova de Tipo 1. Una supernova de tipo 1 es tan brillante que, a veces, podemos ver las que se producen en otra galaxia.
  10. La estrella Enana Blanca puede o no sobrevivir a la explosión. A veces, puede seguir intacta, y entonces, en un cierto plazo, aún puede volver a aspirar más material sobre su superficie, dando por resultado una segunda explosión de la supernova. Alternativamente, si el material que atrae sobre ella no es tan grande, la enana puede experimentar una explosión menos violenta, llamada entonces una explosión de “Nova”.