var gaJsHost = (("https:" == document.location.protocol) ? "https://ssl." : " http://www."); document.write("\ var pageTracker = _gat._getTracker("UA-3222485-1"); pageTracker._initData(); pageTracker._trackPageview();

 
cele
add
ima vide dida enla tall acti visi
 
















 
 

8. La muerte de La Tierra (y de los planetas interiores).

 
Punto de partida: La Tierra moribunda.  

El punto de partida es ejecutar (doble clic) el archivo Activity6 situado en la carpeta local: \Archivos de programa\Celestia160-ED\Activity_cels\. Si quieres activar los sistemas de la nave ejecuta el archivo Sound-A6.celx que está situado en la carpeta \Archivos de programa\Celestia160-ED\scripts\ y oirás los motores de Celestia. Si no has cortado la actividad no es necesario ejecutar estos archivos sino continuar con el punto siguiente.

  1. Durante los próximos 500 millones de años, más o menos, el Sol, de forma gradual aumentará su temperatura entre el 10% y el 15%, a medida que su combustión interna continúa quemando el combustible de Hidrógeno. De hecho, actualmente es cerca de un 30% más brillante que cuando se formó inicialmente. Conforme la temperatura del Sol vaya aumentando, la temperatura en la superficie de la Tierra alcanzará 70º C, e irá subiendo. En este punto, la vida vegetal del planeta habrá muerto. Una vez que las plantas mueran, el resto de la vida de la Tierra desaparecerá rápidamente. La cantidad de oxígeno en la atmósfera caerá hasta el 1% (actualmente es del 21 por ciento). Nuestra capa de ozono desaparecerá. La radiación ultravioleta mortal podrá alcanzar la superficie, esterilizando cualquier microorganismo robusto que pudiera sobrevivir al calor. Si todavía existimos como especie, los seres humanos tendrán que abandonar la tierra mucho antes de que esto ocurra, llevando consigo las formas de vida que deseemos preservar. Algún día, puede ser necesaria la existencia de una verdadera “Arca”. A donde vayamos dependerá de muchos factores. Los mejores candidatos a un nuevo hogar son algunas de las lunas de Júpiter y de Saturno. Contienen agua y, aunque ahora son frías, en ese futuro serán calentadas por un sol más caliente que el actual.
  2. Qué es lo que sucederá después en la Tierra no es fácil de predecir, pues para ello, entran en juego muchos factores. Por ejemplo, cuando la temperatura media alcance 70° C, nuestros océanos se evaporarán en una proporción muy alta. Esto llenará el cielo de nubes densas que bloquearán la radiación del sol y pueden refrescar algo la superficie, al menos durante algún tiempo.
  3. En cualquier caso, para ese momento, cuando hayan pasado otros mil millones de años más, la temperatura superficial excederá el punto de ebullición del agua, y el planeta será un baño enorme, lleno de vapor de agua hirviendo.
  4. Cuando hayan transcurrido cinco mil millones años a partir de ahora, nuestro sol se convertirá en una Supergigante Roja, aumentará todavía más su volumen, y conseguirá tragar a Venus. En este punto, los astrónomos se dividen, en cuanto a si su tamaño alcanzará también para engullir a la Tierra. Algunos creen que sí, mientras otros no están tan seguros. En cualquier caso, las perspectivas son poco halagüeñas, pues cuando haya transcurrido ese periodo de tiempo de unos 5 mil millones años, nuestro hermoso planeta acabará, o bien tragado y vaporizado, con sus átomos dentro de nuestro Sol, o bien situado tan cerca de él que se derretirá y se convertirá en apenas una gota hirviendo de rocas fundidas.
  5. Por el contrario, Marte alcanzará una temperatura muy elevada, pero sobrevivirá. Júpiter y Saturno también se calentarán mucho, y Urano, Neptuno y Plutón estarán rociados por una radiación peligrosa. Si los seres humanos todavía están presentes cuando nuestro Sol se infle como una Gigante Roja, será preciso trasladar nuestra civilización más allá de Neptuno a otro planeta exterior, quizá Plutón, si esperamos sobrevivir en este Sistema Solar.
  6. Gracias a la magia de nuestra nave Celestia, vamos a llegar a ese tiempo y a ese lugar; y conseguiremos atestiguar la muerte de nuestro hermoso hogar tal y como lo conocemos hoy. ¿Listos?
  7. Viajemos lejos a través del futuro a bordo de Celestia 2, a una época 5 mil millones años en el futuro. Nuestro Sol ha finalizado el combustible de hidrógeno en su núcleo. La gravedad lo ha hecho contraerse y amentar su temperatura interna, pues las enormes presiones han aumentado la temperatura en su núcleo hasta unos 100 millones de grados. La fusión del hidrógeno se está produciendo ahora alrededor de una anillo del gas que rodea al núcleo, y éste comienza a experimentar también la fusión del helio. En unos días o semanas, nuestro sol explota hacia el exterior, inflándose rápidamente hasta un diámetro más allá de los planetas Mercurio y Venus, engulléndolos. Incluso la superficie del Sol en expansión se acerca a la Tierra. La fuerza de la gravedad contrae a la estrella que estalla y retarda su expansión, pero…
  8. Volvamos a Celestia y pulsa aquí.
  9. Vemos un planeta herido de muerte delante de nosotros. Ese planeta es ... La Tierra, nuestro hogar. Se van sus océanos azules y su atmósfera azul claro, sus bosques y animales, sus pájaros y la humanidad. El planeta se está derritiendo, de hecho está ya semi-fundido. Las temperaturas superficiales exceden los 2.000° C y las rocas se están derritiendo nuevamente dentro de la lava de la cual se formaron originalmente. Puedes ver el terrible calor salir de la Tierra moribunda. Espera un momento viendo este horrible espectáculo.
  10. La fuente de todo ese calor está justo a la izquierda de la Tierra. Para ver en lo que se convertirá nuestro Sol, pulsa la tecla [F], gira el ratón para observarlo detenidamente.
  11. Es increíble, pero cierto. Nuestro Sol se inflará hasta ese tamaño y tendrá alguna vez este aspecto. La Tierra estará entonces condenada. Pulsa el botón izquierdo del ratón sobre el Sol para seleccionarlo, y pulsa la tecla [F] para seguirlo, seguidamente nos alejamos con la tecla [End]. Entonces, con el botón izquierdo, y arrastrando con el botón derecho del ratón, nos podremos mover alrededor. La Tierra estará así de cercana; pero desgraciadamente, el Sol todavía no ha alcanzado su tamaño final de equilibrio. Con cada día que pasa, continúa aumentando, consiguiendo, cada vez, estar más cerca de la Tierra.
  12. Si el Sol alcanza la órbita de la Tierra, nuestro planeta primero se derretirá, y después se vaporizará y se convertirá en gas dentro de la esfera ardiente de nuestro Sol gigante rojo.
  13. Para visitar ese lugar en ese tiempo, pulsa aquí. Entonces, estarás realmente dentro de la atmósfera ardiente de la Gigante Roja. Es terrorífica, nuestra nave sólo podrá permanecer un breve momento. La Tierra se ha derretido y se ha vaporizado, y éste es su lugar de descanso final. Sus átomos y moléculas, incluyendo las de todas las plantas, los animales y las personas que vivieron siempre en la Tierra, se convertirán en parte de nuestro Sol otra vez. Es curioso que, de alguna manera, la Tierra, formada de los gases y del polvo de esa nebulosa original, recolectada durante miles de millones años por nuestro Sol, morirá mediante una fusión de esos mismos átomos otra vez con el Sol. Entonces, puesto que nuestros átomos son una parte de la Tierra, ellos también se combinarán algún día aquí con nuestro Sol.
  14. ¿Qué ocurrirá con los otros planetas? Una vez que nuestro Sol alcance un tamaño final de Gigante Roja, ya en equilibrio, permanecerá en ese tamaño por millones de años. Así pues, si la humanidad todavía existe en el Sistema Solar, viviendo por entonces, por ejemplo, en Marte o en una luna de Júpiter, ¿Qué experimentaríamos?
  15. Para descubrirlo, pulsa aquí. Nos encontraremos en una posición en el espacio sobre Marte. Es ese punto rojo minúsculo a la izquierda del Sol transformado en Gigante Roja, inflada e inflada. Como podemos ver, Marte tampoco podría ser un hogar apto para la humanidad. Está tan cerca del gigante rojo que está también a punto de derretirse. Su temperatura superficial es muy caliente. Su atmósfera también se ha evaporado al espacio y sus casquetes polares se han derretido y se han vaporizado también hace tiempo en el espacio.
  16. Presionar conjuntamente y mantener las teclas [Mayús + ← (Izda.)] para rotar el planeta, con lo que observaremos en lo que se convertirá el Marte condenado y abrasado de nuestro futuro.
  17. Júpiter y todos sus satélites también quedarán demasiado cerca de nuestra estrella Gigante Roja para poder vivir confortablemente. Júpiter, por supuesto, es un planeta gigante, compuesto principalmente de gas y sin una superficie sólida. Sin embargo, tiene unos 63 satélites y todos son rocosos, algunos con grandes cantidades de hielo, como Ganímedes y Europa, por ejemplo, que son lunas bastante grandes, y que contienen agua en cantidad. Son lo bastante grandes para sostener sobre ellos una atmósfera fina que podría mantener la vida. Desgraciadamente, se espera que nuestra estrella gigante roja haga incluso el sistema Joviano (de Júpiter) demasiado caliente. Si los seres humanos vivieran en una luna de Júpiter, tendrían, otra vez, que abandonar su hogar una vez que nuestro sol se convierta en una Gigante Roja.
  18. Para ver el porqué, pulsa aquí. Podemos apreciar cómo se verá la estrella gigante desde Júpiter. Sitúa la cámara en la parte visible de Júpiter o haz clic aquí. La nave nos muestra cómo puede ser su futuro dentro de miles de millones de años. Sus nubes serán diferentes y tendrá un resplandor rojizo distinto de la luz de la estrella. Su atmósfera será volatilizada hacia el exterior por el calor del monstruoso gigante rojo.
  19. Júpiter y todas sus lunas estarán inmersas en el calor y la radiación electromagnética, demasiado severa e intensa como para que cualquier vida pueda sobrevivir. Incluso las rocosas y heladas lunas de Saturno y Urano puede recibir demasiada radiación para sostener vida con seguridad en un largo plazo. De acuerdo con nuestras estimaciones más recientes, la humanidad tendrá que viajar a las lunas de Neptuno, o quizás, a nuestro planeta exterior, Plutón, para sobrevivir a la energía feroz que producirá este terrible gigante rojo.
  20. Por tanto, muy lejos en el futuro, si los seres humanos todavía existen, nos deberemos haber preparado para el final de la Tierra, y haber trasladado nuestras civilización a Plutón y a su satélite, Caronte. Ahora vayamos allí, y veamos qué nos aguarda en ese caso.