var gaJsHost = (("https:" == document.location.protocol) ? "https://ssl." : " http://www."); document.write("\ var pageTracker = _gat._getTracker("UA-3222485-1"); pageTracker._initData(); pageTracker._trackPageview();

 
cele
add
ima vide dida enla tall acti visi
 










 
 

1. Introducción

 
  Objetivos  
 

Ésta es una actividad educativa Celestia. Nos llevará a un viaje especial por el espacio y el tiempo, desde los primeros tiempos de nuestro sistema solar (hace 4.400 millones de años), cuando éste era muy joven y nuestro planeta no tenía ninguna luna orbitando, hasta la actualidad. Podrás presenciar una enorme colisión entre nuestra joven Tierra y otro planeta de nuestro joven sistema solar.... una colisión que romperá esos dos mundos en miles de millones de fragmentos. Con el paso del tiempo estos fragmentos se unirán por efecto de la gravedad, dando por resultado una nueva Tierra reformada con una recien nacida Luna orbitándonos. Las actividades de Celestia están dirigidas a los alumnos de Enseñanza Secundaria y Bachillerato en España, pero pueden ser seguidas por cualquiera que desee explorar nuestro universo.

 
  Requisitos imprescindibles para seguir la actividad
 
 

1. Los elementos necesarios son:

a) El programa Celestia-1.6.0-ED. Tamaño: 415 Mb.

Para esta Actividad DEBE ser usada IMPRESCINDIBLEMENTE la versión 1.6.0-ED de Celestia. Es una versión distinta a la de Celestia que no interfiere para nada con otras versiones que del programa Celestia puedas tener instaladas. Para descargar la versión Windows pincha aquí: Celestia 1.6.0-ED. También disponible en: http://www.celestiamotherlode.net/catalog/educational.php. La instalación tendrá lugar en una carpeta diferente (Celestia160-ED).

Importante: Si has hecho antes alguna actividad educativa de Celestia no tienes que hacer nada pues ya tienes instalada esta versión de Celestia.

Si tienes que instalar la versión 1.6.0-ED de Celestia, una vez descargado el archivo:

  • Ejecuta el archivo CEA-160-WIN_setup.zip y realiza su instalación poniendo en marcha el programa CEA-160-WIN_setup.exe. La versión Educativa de Celestia se instalará, por defecto, en el directorio “\Archivos de programa\Celestia160-ED”.

Al instalar Celestia se tienen que marcar las tres opciones que aparecen en la imagen, pues para que funcionen los enlaces que se lanzan desde la web, hay que asignar a la aplicación Celestia los protocolos (cel://URLs).

b) El paquete "Educacional Base". Tamaño: 80 Mb.

Descárgalo pinchando aquí: Paquete Educacional_Base.
También está disponible en: http://www.celestiamotherlode.net/catalog/educational.php (página en inglés).

Importante: Si has hecho antes alguna actividad educativa de Celestia antes no tienes que hacer nada, pues ya has descargado y descomprimido ese archivo. En caso contrario:

  • Descomprime los archivos contenidos en Educational_Base_Package.zip en el directorio de instalación de Celestia “\Archivos de programa\Celestia160-ED” (contesta afirmativamente si se le consulta sobre sobrescribir archivos).

c) La Actividad Educativa “La Tierra y Luna primitivas”. Tamaño: 257 Mb.

Descárgalo pinchando aquí: Actividad9-160.
Importante: después de descargarlo descomprime los archivos contenidos en Actividad9-160 en el directorio de instalación de Celestia “\Archivos de programa\Celestia160-ED” (contesta afirmativamente si se le consulta sobre sobrescribir archivos).

Si tienes algún problema a la hora descargar algún archivo, puedes acudir a la página oficial de Celestia (en inglés) y descargarlos desde allí: http://www.celestiamotherlode.net/catalog/educational.php.

 
  ¿Preparados?  
 
A lo largo de esta actividad se te pedirá usar varios controles en Celestia. Si no estás familiarizado con el programa, no te preocupes, te guiaremos paso a paso en todo momento. Te sugerimos que atenúes las luces de la habitación cuando realices estas actividades educativas de Celestia y que escuches, si es posible, “música espacial” relajante de fondo. Además esta actividad ofrece efectos de sonido propios.
 
  Comienza nuestro viaje  
 

Ejecuta (doble clic) el archivo Activity9.lnk situado en la carpeta local: \Celestia160-ED\Activity_cels\. Aparecerá en celestia, la siguiente ventana:

  1. ¡Siéntate! ¡Apaga las luces! Pon alguna música apropiada. ¡Saldremos a un viaje… lejos, de nuevo hacia el espacio y hacia otro tiempo… para atestiguar un nacimiento! ¿Estás listo?
  2. Nuestro viaje comienza en la Tierra, en Julio de 2008. En la distancia, debajo de nosotros esta nuestra propia nave espacial, la Celestia 1. La vemos desde una pequeña lanzadera enviada previamente desde la Tierra para llevarnos hasta la nave. Como vemos, un objeto familiar se levanta sobre el horizonte de la Tierra. Una escena espectacular. Podemos gozar de esta visión, al menos, durante un minuto.
  3. Pulsar las teclas [Mayús + R] para colocar la pantalla en el modo de resolución “Alta”. Sin embargo, si la escena comienza a moverse fragmentada, o se retrasa demasiado, mejor pulsar la tecla [R] para volver a la resolución media. También, pulsando las teclas [CTRL + S] puedes cambiar el “Estilo de Estrellas”, si la sala en la que realizas la ctividad no está completamente oscura, es mejor seleccionar "discos difusos”.
  4. Alguna vez, en una noche oscura, todos hemos mirado hacia arriba de la Tierra, y hemos visto esta antigua y gran Luna, que nos sonreía. Semana tras semana, atraviesa el cielo, visible algunas noches, fuera de la vista en otras. Quizás su luz reflejada nos ha ayudado a encontrar nuestro camino en alguna oscura noche en el pasado. Ha proporcionado, quizá, una imagen romántica para ti o para alguien al que amas. La gente ha escrito más poemas, historias y sonetos sobre la Luna que, quizás, sobre cualquier otra característica visible de la Tierra.
  5. Lo que es más difícil de imaginar es cuan importante es, en realidad, la Luna para nosotros. De hecho, si nuestro satélite no estuviera en órbita alrededor de nuestro planeta, no estaríamos aquí. La Tierra sería un lugar muy diferente con muy pocos formas de vida sobre ella. Los seres humanos NO estaríamos presentes.
    Eso se debe a que nuestra Luna realiza una función vital para los habitantes de la Tierra. Es un satélite grande (de hecho, es más grande que el planeta Plutón), y ejerce una fuerza gravitatoria de gran alcance sobre la Tierra que estabiliza la inclinación del eje de nuestro planeta. Como sabemos, nuestro planeta está inclinada en 23'5º sobre su trayectoria alrededor del sol. Nos lo podemos imaginar como una peonza que se inclina mientras que está girando.
    Esta inclinación es la causa de nuestras cuatro estaciones, al cambiar la cantidad y el ángulo de la luz del sol que incide en las diversas partes de la Tierra, mientras se mueve en órbita alrededor del sol. A veces, la inclinación ofrece el hemisferio norte orientado hacia el sol, y entonces es verano sobre en el norte (e invierno en el sur). Seis meses después, la inclinación orientará el hemisferio meridional hacia el Sol, y será verano en el sur, e invierno en el hemisferio norte.
  6. Pues bien, si has visto alguna vez a una peonza girando, sabrás que comienza a bambolear, antes o después, y tras un cierto plazo, este bamboleo conseguirá que la peonza caiga. Pues eso también le puede suceder a un planeta. Tras un plazo, un globo que gira inclinado puede desarrollar un bamboleo en su inclinación. Si dicho bamboleo es bastante importante, el eje de giro del planeta puede desestabilizarse y caer, de forma que fuese rodando. Si esto le sucediera a la Tierra, su clima se convertiría en otro con apenas dos estaciones, un verano brutalmente caliente de 6 meses donde el sol nunca se pone, y un invierno congelado de 6 meses donde el sol nunca brilla. Las plantas no podrían sobrevivir con tales oscilaciones en temperatura y luz. Los animales tampoco podrían vivir sin las plantas. La vida en la Tierra estaría disponible sólo para primitivas bacterias.
  7. Por suerte, podemos dar gracias a la Luna por nuestra existencia. Su gravedad evita que el eje de la tierra bambolee demasiado. Nos ha estado protegiendo de esa manera durante un larguísimo plazo. La próxima vez que mires para arriba a nuestra Luna, recuerda cuan es importante para la vida.
  8. Aún con todo, es cierto que la Tierra no ha tenido siempre una Luna. Cuando nuestro planeta se formó en el espacio, hace unos 4.500 millones de años, hay una fuerte evidencia de que no había una Luna al lado de ella. Estábamos solos.
  9. Por tanto, ¿cómo conseguimos un satélite tan grande? ¿De dónde vino? Ese será el asunto de esta historia. Será una historia fascinante.