var gaJsHost = (("https:" == document.location.protocol) ? "https://ssl." : " http://www."); document.write("\ var pageTracker = _gat._getTracker("UA-3222485-1"); pageTracker._initData(); pageTracker._trackPageview();
pleistoceno

Volver a Proyecto Celestia

El Pleistoceno es llamado "la era del Hombre", porque los seres humanos evolucionaron en este período.
Los continentes tienen en este período, la misma apariencia que hoy en día, pues en tan corto período de tiempo apenas se notan los efectos de la deriva continental.
En este período el hielo se extendió en forma de glaciares sobre más de una cuarta parte de la superficie terrestre. Las glaciaciones se desarrollaron como una alternancia de periodos interglaciares (más cálidos) y periodos glaciares. En las regiones libres de hielo, la flora y la fauna dominantes eran esencialmente las mismas que las del Plioceno.

Un sistema glaciar estaba centrado sobre Escandinavia, y se extendía hacia el sur y hacia el este a través del norte de Alemania y el oeste de Rusia, y hacia el suroeste sobre las islas Británicas.
El segundo gran sistema glaciar del hemisferio norte cubría la mayor parte de Siberia.
Otro sistema glaciar cubrió Canadá y se extendió hasta Estados Unidos.

Las regiones ártica y antártica estaban también cubiertas de hielo, al igual que la mayoría de los picos de las montañas altas de todo el mundo. Los efectos topográficos de la acción de los glaciares durante el pleistoceno son perceptibles en buena parte del mundo.
Las posibles causas de las glaciaciones se atribuyen a una inclinación del eje de rotación de la Tierra alterándose así el balance de radicación solar que llega.

Tradicionalmente se admiten seis periodos glaciares par Europa del Norte, llamados respectivamente: Biber, Donau, Günz, Mindel, Riss y Würz. Cada uno estaba seguido por un periodo interglacial y dividido en interfases frías y cálidas.

Las consecuencias de las glaciaciones fueron, entre otras:

  • Descenso de la temperatura media de los océanos entre 2-3 ºC.
  • Modificación de las costas y los ríos al retirarse los hielos acumulados sobre los continentes.
  • Elevación isostática de los continentes.
  • Variaciones profundas en la zonación climática.
  • Establecimiento de tres zonas climáticas características. ecuato-tropical, templado-húmeda y fría.
  • Aparición de nuevas circulaciones oceánicas como, la corriente del fondo antártica, la circunantártica y las corrientes del fondo del océano Atlántico.

En las épocas frías la superficie del hielo aumentaba y el nivel del mar bajaba, con ello los continentes ganaban en extensión quedando la plataforma continental al descubierto. Al contrario, en las épocas cálidas, el nivel del mar subía.
Las huellas geológicas relacionadas con los cambios en el nivel del mar -eustáticos- se observan en las terrazas fluviales, lagos de origen glaciar y valles excavados por lenguas glaciares.

 

A medida que el hielo avanzaba, los seres vivos emigraban hacia zonas más cálidas. Estas migraciones fueron el origen de diversos mecanismos de selección natural: muchas especies no pudieron soportar el vaivén climático, especialmente los grandes mamíferos como mamuts, tigres de diente de sable, etc y se extinguieron.

En las regiones cálidas de África y Asia, al no verse afectada por las glaciaciones, la fauna no sufrió cambios bruscos.

En Europa, durante las glaciaciones , estos mamíferos se vieron obligados a migrar hacia el Sur buscando refugio en los bosques de la Península Ibérica, Italia y los países Balcánicos. Muchos de ellos, sobre todo los de gran tamaño, murieron, debido a que sus hábitats se restringieron bruscamente.

A finales del Pleistoceno, en Norteamérica se habían extinguido muchas especies de mamíferos, incluidos la llama, el camello, el tapir, el caballo y el yak. Otros grandes mamíferos, como el mastodonte, el tigre dientes de sable y el perezoso terrestre, se extinguieron en todo el mundo.
El Estrecho de Bering, que funcionó como istmo gran parte del Cuaternario, permitió las migraciones entre Asia y América.
Durante las épocas frías se desarrollaron praderas herbáceas propias de regiones próximas a los polos; y en los periodos templados se desarrollaron bosques de coníferas y árboles caducifolios similares a los que se desarrollan actualmente en zonas de clima templado.

En las latitudes más bajas aumentaban las lluvias, lo que permitió que la vida vegetal y animal floreciera en áreas del norte y el este de África que hoy son yermas y áridas. Se han descubierto pruebas de que el Sahara estuvo ocupado por cazadores nómadas, así como por jirafas y otros rumiantes durante el pleistoceno tardío.


 

Créditos: las imágenes originales de los períodos geológicos han sido creados por Roberto Basso para Celestia.