El agujero de la capa de ozono no ha seguido aumentando sino todo lo contrario se ha ido reduciendo y hoy en día no es tan preocupante como en los años que comentas.

Desde que se firmó el protocolo de Montreal,  los clorofluorocarbonos  (CFCs) fueron sustituidos en gran proporción por los HCFCs. Estos últimos no suponen una amenaza para la capa de ozono, pero sí son gases que potencian el efecto invernadero. Se estima que sobre el año 2050 la capa de ozono se habrá recuperado en su totalidad.

Para preservar la capa de ozono hay que disminuir a cero el uso de compuestos químicos como los clorofluorocarbonos (refrigerantes industriales, propelentes.etc.), y fungicidas de suelo (como el bromuro de metilo que destruye la capa de ozono a un ritmo 50 veces superior a los CFC).